viernes, 1 de octubre de 2010

Un mea culpa del periodismo


"Todo era conmoción y lamento en la zona de Benavídez donde presuntamente estuvo cautivo Matías Berardi. Es que muchos vecinos escucharon los pedidos de auxilio del adolescente cuando escapó de la herrería en la que estaba oculto y nadie atinó a hacer nada por temor y desconfianza. Seguramente, sugestionados por el constante discurso mediático de la inseguridad, optaron por recluirse en sus viviendas y dejar que las cosas siguieran su triste curso"


http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2010/10/edicion_701/contenidos/noticia_5221.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada