martes, 20 de octubre de 2009

La inseguridad nuestra de cada día II



Ya vienen por el agua!!!



N. de la R:

Éste cerrajero aclara que jamás estuvo en City Bell, que no tiene ni familiares ni amigos en esa zona, y que ni siquiera la sabe ubicar en la Filcar.


Reflexiones e interrogantes sobre la nota:

-La señora sólo pudo señalar que el ladrón mediría 1,80 de estatura y que era delgado, lo que dificultó el rastrillaje policial al no brindar más detalles.

-¿Realmente la señora registró ningún otro rasgo de su fisionomía? ¿O no lo hizo por pudor?

-¿El frustrado ladrón no tenía "nada" para mostrar? Al leer la noticia por los medios al día siguiente...¿No se habrá sentido doblemente frustrado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada