jueves, 29 de octubre de 2009

“La noticia me deja helado”


En reemplazo del "renunciante" Jorge "Fino" Palacios, se acaba de nombrar al diputado nacional (PRO) por la provincia de Buenos Aires Eugenio Burzaco, como futuro jefe de la Policía Metropolitana.
Entonces, el cerrajero que escribe éstas líneas se preguntó: ¿Quién carajo es Eugenio Burzaco?, y se puso a investigar un poco. Lo primero que encontró fue su página web, allí se detalla su currículum:

1) Se gradúa como licenciado en Ciencia Política en la Universidad del Salvador (1994).

2) Entre 1994 y 1995 es redactor de política en el "Cronista Comercial".

3) Entre 1996 y 1998 hace un posgrado en yankylandia (Master en Economía y Políticas Públicas) y a la vez asesora a un legislador del Estado de Arizona.

4) Del 98 al 2003 es titular de la cátedra de Economía Política de la Universidad del Salvador. Y logra ser "General Manager" de ADSHEL, compañía multinacional que pertenece a otra multinacional llamada Clear Channel, la cual es dueña de 1110 estaciones de radios, y 19 canales de televisión. Entre otras actividades, se ocupa también del negocio de la publicidad en moviliario urbano, como por ejemplo los refugios para esperar el colectivo.

5) En el 2005 es elegido diputado nacional (cargo que actualmente ocupa).

Pero lo oscuro del "Euge", viene por el lado de su participación en distintas fundaciones y ONG's. Una de ellas es el Grupo Sophía presidido por Rodríguez Larreta, el cual tiene bastante apoyo económico.
Durante la presidencia de Reagan, el Congreso de los EEUU crea la Fundación Nacional para la Democracia (NED), a través de ella, la CIA opera en distintos países. En Argentina tenemos a una "cría" de la NED llamada Fundación Libertad, ésta apaña a otras "filiales" como la Fundación Atlas y PensAR (leer nota).
De PensAR también participan otras rutilantes estrellas de la derecha vernácula, a saber: Cynthia Hotton, Esteban Bullrich, Julián Obiglio y Federico Pinedo que son (al igual del "Euge") diputados nacionales, Horacio Rodríguez Larreta (jefe de Gabinete porteño), Néstor Grindetti (Ministro de Hacienda de Macri), Francisco Cabrera (Ministro de Desarrollo Económico, también de Macri), el rabino Sergio Bergman, el presidente del grupo Pampa Sur: Miguel Saredi, y Jorge Triaca(h) entre otros.
El "Euge" es el actual vicepresidente de PensAR, tal como él mismo lo menciona en su página web. Hace poco esa "fundación" sufrió una "baja", cayó en "gayola" el Director sobre Relaciones Internacionales. Se trata de Julio Alberto Cirilo, un ex represor perteneciente al Batallón de Inteligencia 601, donde formaba parte del Grupo de Tareas 7, y antes de la última dictadura era un amigote del fascista Alberto Ottalagano, un ex rector de la UBA.
Cirilo también participaba de la Fundación Atlas, donde escribía artículos del tipo: "¿Por qué represión no es una mala palabra?". Lamentablemente esa nota fue eliminada de la página de Atlas, al cerrajero (el que escribe) le hubiera gustado enterarse qué decía.
Cada tanto, los yankees desclasifican documentos secretos, gracias a ello se pudo dar con la identidad del represor Julio Cirilo, cuyo alias en los años de plomo, era el de "Jorge Contreras".
En 1977, Cirilo se reúne en la Embajada de los EEUU en Argentina, con dos funcionarios de esa sede diplomática. La conversación mantenida fue volcada en un memorándum oficial. Dicho documento fue el que "encanó" a Cirilo y lo envió a hacerles compañía a Von Wernich y Etchecolatz en el penal de Marcos Paz.
En la charla con los funcionarios de la embajada, Cirilo les explicó que si las personas que "chupaban" demostraban no tener vínculos con “la subversión” también eran asesinadas, ya que liberarlos implicaba que pudieran reconocer a interrogadores y lugares de cautiverio. Algunos comandantes estaban dispuestos a arriesgar sus operaciones, otros creían “que el proceso era más importante que cualquier individuo y que inclusive los inocentes deben ser sacrificados a fin de evitar que el sistema peligre”.
[Reflexión de un cerrajero: Si vas a decir algo que te pueda llegar a incriminar, nunca lo hagas en una embajada gringa. Ellos anotan y registran todo]
Hasta que se destapó la olla, Eugenio Burzaco y Julio Cirilo coincidieron como panelistas en varios eventos (congresos, charlas, seminarios, etc) que auspiciaba PensAR. "La noticia me deja helado" es lo que expresó el Euge, cuando se enteró por el periodismo, que el "señor" que tantas veces estuvo sentado a su lado, era un asesino.

3 comentarios:

  1. y bue... cuánto falta? 2 años, un mes, 11 días...

    ResponderEliminar
  2. ok...faltan 2 años, un mes, 11 días...TERRORÍFICOS!!!

    ResponderEliminar